ASTURIAS FÍSICA & Principado de Asturias

Autor: Isa Lobo ツ (Página 2 de 2)

Maestra de Llingua Asturiana
Colexu Carmen Ruiz-Tilve - Uviéu

Recursos Naturales

Hasta la Revolución Industrial el ritmo de utilización de los recursos naturales fue relativamente lento, pero desde entonces el hombre empezó a ejercer una gran presión sobre ellos, provocando graves problemas ambientales.

 

Los recursos naturales y su aprovechamiento

Los recursos naturales son los elementos de la naturaleza que la sociedad, con su tecnología, emplea en su beneficio. De este modo, por ejemplo, los animales, las plantas, el suelo, el agua y los minerales son recursos naturales de los que el ser humano hace uso. Estos recursos naturales pueden ser renovables y no renovables.

Los recursos renovables precisan períodos de tiempo cortos para su recuperación. Es el caso, por ejemplo, de la hierba de los prados que, una vez cortada, vuelve a crecer rápidamente, o del agua, que se recupera con la lluvia.

Los no renovables, en cambio, tienden a agotarse a medida que se consumen, ya que sus ciclos de renovación son enormemente largos.

Esto sucede, por ejemplo, con el carbón, que necesitó de millones de años para su formación. La actividad humana está originando la sobreexplotación de determinados recursos naturales. Se dice que un recurso está sobreexplotado cuando se consume a una velocidad mayor de la que se regenera.

Así ocurre, por ejemplo, con la sobrepesca, es decir, la captura  excesiva de especies marinas, que provoca que cada año los bancos de pesca sean menores. La sobreexplotación se puede corregir con medidas conservacionistas, que igualen los ritmos de explotación y renovación del recurso.

El control de los recursos naturales por parte de los Estados produce numerosas guerras y conflictos. Los países europeos conquistaron amplios territorios para formar imperios coloniales que les permitieron disponer de abundantes recursos naturales. Actualmente esos imperios no existen, pero persiste el control que los países desarrollados ejercen sobre los recursos de los países más pobres, en especial los de más valor y demanda (petróleo, diamantes, madera, etc.).

Tipos de recursos naturales

Los recursos hídricos. Se utilizan tanto las aguas superficiales (ríos y lagos) como las subterráneas, pero en numerosos territorios el acceso al agua potable es difícil, lo que genera graves problemas.

Los suelos. La vegetación natural y los cultivos crecen sobre suelos que se han formado a lo largo de miles de años, pero que pueden deteriorarse por erosión o contaminación.

La vegetación. El hombre emplea especies vegetales, tanto silvestres como cultivadas, para su alimentación y sus actividades económicas. La expansión de cultivos y pastos se ha producido a costa del bosque, que experimenta un grave retroceso, sobre todo en los países más pobres.

La fauna. Se incluyen aquí las especies animales, tanto salvajes como domesticadas. La caza, la ganadería y la pesca son actividades dedicadas a la explotación de este recurso.

La atmósfera. Los seres vivos consumen el oxígeno que existe en ella y, mediante la fotosíntesis de las plantas, lo devuelven a su origen. También permite que el planeta mantenga la temperatura adecuada para la vida y es responsable del ciclo del agua. Las emisiones de gases y partículas que origina la actividad humana contaminan la atmósfera.

Los recursos minerales. Se encuentran tanto en el subsuelo continental como marino. Son recursos no renovables, algunos abundantes, mientras otros, como el petróleo, podrían agotarse en varios decenios con el actual ritmo de consumo. Según su composición, hay diversos tipos de minerales:

 

 

 Minerales energéticos: carbón, petróleo, gas natural o uranio. – Minerales metálicos: hierro, cobre, níquel, oro, plata o cobalto.

 Minerales no metálicos: arcilla, caliza, granito, fosfatos o diamantes.

La minería comprende todas aquellas actividades dedicadas a la extracción de recursos minerales, con dos formas de explotación.

Propuesta de Concentración de los Municipios en Asturias

 

Para reducir los 78 municipios asturianos una propuesta sería concentrarlos en 36 municipios con un total de 584 concejales. Los municipios resultantes serían los de: Vegadeo, Tapia, Sta. Eulalia de Oscos, Navia, Boal, Allande, Ibias, Cangas de Narcea, Tineo, Valdés, Cudillero, Salas, Belmonte, Teverga, Grado, Pravia, Avilés, Llanera, Oviedo, Morcín, Lena, Aller, Mieres, Langreo, Siero, Carreño, Gijón, Villaviciosa, Nava, Laviana, Piloña, Parres, Cangas de Onís, Ribadesella, Llanes y Cabrales.

Ver Fuente

 

Organización territorial

Localización geográfica Asturias

Según el Estatuto de Autonomía de Asturias, a efectos administrativos, la Comunidad está dividida en 78 concejos, figura que en la actualidad cuenta el mismo valor legal que el municipio.

La entidad menor es la parroquia, que no tiene por qué coincidir necesariamente con la división territorial eclesiástica. Dentro de cada parroquia se distinguen los diferentes barrios.

El Estatuto habla también de la posibilidad de ordenación de comarcas, aunque legalmente no se ha desarrollado aún.

Fuente: Luzcarro.com

Entradas siguientes »

© 2022 ASTURIES ツ. Alojado en Educastur Blog.