Publicado en Proyectos

Skills 2024: los jardineros y floristeros de Luces entre los mejores

Y bueno. Con esta manía de hablar en inglés cuando contamos con idioma propio, libre de hipotecas, nos vemos obligados a “traducir” palabras como “skills”, algo así como las capacidades que tiene una persona para realizar sus funciones. Pues bien. Cada dos años el Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes organiza “las Spainskills”, una competición de talentos dentro del ámbito de la FP.

A lo largo de cinco días de competición se ponen a prueba capacidades adquiridas durante la formación en especialidades de lo más dispares: mecatrónica, fontanería, electrónica, control industrial, desarrollo web, escaparatismo, panadería, estética… y así, hasta 29 modalidades distintas. Pues bien: de esta larga lista a nosotros nos interesan fundamentalmente dos: jardinería paisajística y floristería.

Más allá de lo laureles de la victoria (algunos no entendemos cómo se da tanto fuste al origen geográfico de los ganadores, teniendo en cuenta que las comunidades con una mayor población y, por tanto, un mayor número de alumnos de FP, tienen más posibilidades de figurar en “el medallero”), nuestros participantes desarrollaron una labor digna de encomio que es posible contrastar con las evidencias que tenemos de su trabajo.

Entre los días 9 al 13 de abril de 2024, los tres estudiantes (dos de Jardinería-Floristería y uno de Paisajismo) lo dieron todo para finalmente estar en condiciones de celebrar la fiesta de una participación que roza el sobresaliente. Un esfuerzo que celebraron sus profesores y agradecimos todos los que vivimos con pasión ese proceso de metamorfosis personal que experimenta nuestro alumnado, precisamente aquel que los convierte en profesionales del futuro casi, casi, inmediato. Así que enhorabuena tanto para tutores, como para “entrenadores” y participantes. Podéis desplegar con orgullo vuestra bandera. La bandera del trabajo bien hecho.

 

 

Publicado en Proyectos

Jardineros sin fronteras: el ERASMUS+ en Luces

Durante los últimos cursos hemos internacionalizado nuestras enseñanzas, ofreciendo al alumnado de jardinería-floristería la posibilidad de participar en proyectos europeos ERASMUS+ que se traducen en movilidades a diferentes países europeos. El gran aliciente de esta propuesta (aunque no la única) es poder disfrutar de una estancia de prácticas totalmente subvencionadas por la Unión Europea y, por lo tanto, abierta a todo el alumnado sin excepción.

Este curso hemos conocido los espacios ajardinados del archipiélago de las Azores, donde la mano del hombre contribuye a dar forma a las maravillas naturales de la isla, permitiendo el disfrute de un sinfín de árboles y plantas (muchas de ellas endémicas): cedro azul llorón del Atlas, castaños, palmeras, arces, camelias, nenúfares, araucarias, Ginkgo biloba, hortensias, azaleas, rododendros, Laurus azorica, Myrica faya, Erica azorica, Frangula azorica, Juniperus brevifolia, Picconia azorica, Vaccinium cylindraceum… Nuestros jardineros también colaboraron con empresas locales, productoras y comercializadoras de flor y planta, tanto local como de importación. Una estancia formativa intensa en un escenario especialmente motivador para los futuros profesionales de la especialidad. Los participantes en los proyectos europeos reciben una acreditación oficial y tienen la posibilidad de que su experiencia laboral sea reconocida en diversos ámbitos.

Publicado en General

Sobre el aprendizaje de la jardinería

Paisajismo, diseño, albañilería, viverismo, arte, composición, biología, botánica, fitopatología, comercialización… Eso es la jardinería profesional… Se nos ocurren muy pocas especialidades relacionadas con un espectro tan amplio de conocimientos, que abarquen además un número tal de capacidades que hayan de condensarse en dos cursos escolares. Pero eso es lo que hacemos en Luces: concentrar en unos pocos módulos formativos los conocimientos y experiencias que confieren identidad a una disciplina exigente como la jardinería-floristería. Creemos que el empeño merece la pena: la demanda de profesionales no ha hecho más que crecer en estos últimos años. Esa es la causa de que proliferen pequeñas formaciones que habilitan para trabajos menores de mantenimiento…

Pero el oficio precisa profesionales con iniciativa, capaces de desarrollar habilidades que requieren de preparación previa y formación continua, familiarizados con las tendencias del momento y capaces de adaptarse a las demandas del futuro, de evaluar las expectativas del mercado y orientar a los potenciales clientes. En definitiva: imponerse al intrusismo con buenas prácticas y un servicio impecable que se corresponda con la formación coherente que reciben en el instituto. Esa es la manera en la que todos, usuarios y profesionales, recibirán la recompensa de miles de horas ante la pizarra, en el jardín, en los invernaderos, recompensa por los desvelos (a veces fundados) y no pocas jornadas «a pie de obra«, desarrollando los conocimientos que han adquirido en el aula.

Este curso llega de la mano de la formación dual, un modelo que incorpora a la empresa y a los empresarios como parte fundamental en la capacitación de los estudiantes, de los futuros profesionales que han de cubrir la demanda laboral que la propia estructura de mercado genere. Iniciativa y emprendimiento son uno de los motores de cambio, de inserción y de promoción personal para la juventud con talento que desea encontrar un empleo digno y de calidad.

Porque la jardinería es futuro.

Y la formación profesional, el presente.