Publicado en Samaín

Nueche d´ánimes!

espubliza esti artículu nel so blogue, «Asturies tien hestoria»

 «Andái de día»

Corrí pente la viesca buscando deseperadamente un cruceru, pero nun reconocía onde taba. Miraba pa la mio arrodiada y los mios güeyos nun podíen trespasar la escuridá que m’envolvía ¿Au taba la lluna? ¿Y les estrelles? 

Siguí corriendo y, de sóbitu, una lluz apaeció delantre de min. Cayí de rodielles énte’l fulgurante rellumar d’aquella foguera azul. Intenté dame la vuelta p’afuxir, pero la foguera apaecía ellí onde posaba la güeyada. Taba perdayuri y al tiempu nun taba en nengún lláu. Alcé la tiesta, tapándome’l rostru coles manes, y acerté a ver como una cadarma traviesaba les llamaradaes, blandiendo nuna mano una foz y na otra les sos tripes cuasi podres. Una voz surdió de les mesmes coraes de la tierra, provocando que’l suelu entamare a tremecer y que s’abrieren enormes falles poles que salíen más llamaraes entá.

Autor:

Maestra de Llingua Asturiana Colexu Carmen Ruiz-Tilve - Uviéu