Publicado en Samaín

Mtos y tradiciones anteriores al Halloween más comunes n’Asturies

Equí vos trayemos dellos mitos y tradiciones asturianes de la Nueche d’Ánimes o la viéspera de Tolos Santos recoyíes pol etnógrafu Alberto Álvarez Peña.

Va pocu tiempu, les tradiciones yeren un elementu d’identidá perimportante, de refuerzu d’una comunidá normalmente agrícola. Ye lóxico que col refalfiu del Halloween a munchos mos asalte una sensación de vacíu énte una celebración que tien al consumu y la ostentación como intención cimera. Y ye que la nuesa sociedá tovía nun tien los dos pies fuera d’esi mundu campesín, un mundu marcáu pol ritmu de les estaciones. Asina, sabemos que los gaélicos (irlandeses) conmemoraben, tres la collecha, el Samain (lliteralmente, el “final del branu”). Y anque presuponemos qu’otros pueblos célticos cuntaben con festividaes asemeyaes, nun hai abonda documentación al respective. Per otru llau, Manuel P. Villatoro señala que los romanos, tamién un pueblu indoeuropéu, honraben esi día a la diosa Pomona, la deidá de la seronda y de les mazanes. Col Papa Gregorio III vieno la cristianización, mudando la festividá de los «Mártires Cristianos» (Tolos Santos) al 1 de payares, pa facela coincidir cola fiesta pagana. Ello ye, «All Hallow’s Eve», acurtiada como Halloween, sedría la traducción al inglés de lo que nós llamamos “víespera de Tolos Santos”, una celebración cristiana chiscada de tradiciones d’orixe paganu más o menos similares en toa Europa.

La cosa nun quedaba nun simple anglicismu si nun fore porque la festividá que -lliteralmente- se mos viende nun ye namás qu’un remake comercial frutu del cine y el marketing, alloñáu de les tradiciones del Oíche Shamhna o Halloween llevaes a Norteamérica polos emigrantes irlandeses. Y yá nun digamos de les propies. Pa con too, la resistencia a esta cultura manufacturada non siempre ta llibre de contradicción. De fechu, nos caberos años esporpolló la moda d’enmazcaralo baxo’l nome de Samaín, como queriendo dotalo de mayor autenticidá, pero pasándose pel arcu del trunfu la tradición asturiana. ¿Acasu llamalo n’irlandés resulta menos ayeno que facelo n’inglés?

Ponese a la defensiva tampoco nun ye una opción. Si Halloween vieno pa quedar, aprovechar el so tirón podría ser una oportunidá pa reinterpretalo en clave asturiana, y recuperar asina una parte del nuesu patrimoniu güei cercanu a la desapaición. Lo contrario diba ser como enfotase en lluchar contra una pantasma.

Equí vos trayemos dellos mitos y tradiciones asturianes de la Nueche d’Ánimes o la viéspera de Tolos Santos recoyíes pol etnógrafu Alberto Álvarez Peña.

1. L’AMAGÜESTU DE DIFUNTOS

El cementeriu de Banduxu tovía sigue decorándose con dibuxos de flores el día de Tolos Santos (Fotografía: David Tuñón).

Una de les costumes más arraigonaes consistía en facer amagüestos, una reunión que, si bien se repetía lo llargo de la seronda y del iviernu, la solemnidá de la viéspera de Tolos Santos obligaba dexar un puñáu de castañes embaxo d’un tapín, pa saciar la fame de los difuntos. Nesti sen, si restallaba dalguna castaña, significaba qu’un ánima llograra salir del purgatoriu. La tradición de dexar comida o agua na puerte de les cases y los camposantos tevo continuación hasta la década de 1940, al igual que la celebración de banquetes sobre les tumbes de los antepasaos, tal y como sigue faciéndose anguaño en México nel Día de Muertos. Falamos de rituales, sicasí tan antiguos y xeneralizaos como persiguíos, yá dende tiempos d’Alfonso X “el sabiu”.

«Pero aún hasta hace poco, en la Montaña, que es lo mismo para el caso que en Asturias, a las diez de la mañana de ese día se ponían en las tumbas las ofrendas “consistentes en sebosos cuartos de carnero, rancio vino de Málaga y panes de dulce álaga”» (Domingo Cuevas, Antaño, 1904)

2. AFURACAR CALABACES

Expo “calabaces y calaberes”. Fotografía: Xardín Botánicu de Xixón

La costume de vaciar calabaces (nabos, muncho primero que la hortalexa americana) ta rexistrada enforma en tol norte d’España hasta la segunda metá del sieglu XX. La xera correspondía a los neños, que posaben esti calabazón allumáu con veles nes puertes y ventanes o nes encruceyaes de caminos, onde se supón que s’apaecen les ánimes.

3. LA GÜESTIA

Naquellos llugares podía ún alcontrase guapamente colos espíritus, pos na Nueche d’Ánimes la llende ente’l mundu de los vivos y de los muertos desdibuxaba per unes hores. El peor infortuniu pal caminante yera topase cola Güestia, una procesión d’almes en pena. Nada de lo que los muertos ofrecieren había que lo aceptar, en cuantes qu’ello conllevaba tornar tamién en difuntu y vagar pa con ellos pa tola eternidá. De la mesma manera, tampoco nun convenía contrarialos. Si convidaben a comida lo meyor yera simular que se mazcaba, de lo contrario nun hubiés sal de frutes capaz d’aparar tan fatal destín.

4. LA MAR QUE DEVUELVE LOS MUERTOS

En dellos pueblos pesqueros, como en Cuideiru, nun se podía salir a faenar. Los pixuetos preferíen arriar les veles y quedar en tierra esa nueche énte’l temor de que les redes recoyeren los güesos d’aquellos marineros afogaos na mar. Anque nun yera l’únicu peligru que podíen atopar:

«Antiguamente los pescadores de Cudillero no salían a la mar la noche de todos los Santos ni la del día de la Encarnación. Pero una vez, la noche de todos los Santos, salieron dos lanchas a la pesca y al pasar frente a la concha de Artedo, vieron que, sobre el agua, casi a orilla de tierra, ardían muchas luces. Los marineros enfilaron las proas de sus lanchas hacia aquellas luminarias y rema que rema, porque allí las olas rompían con mucha fuerza, llegaron allá y vieron llenos de miedo, que las luces eran producidas por huesos que había puesto allí la Güestia».

(Aurelio del Llano, Del folckore asturiano, 1977)

5. L’AGUINALDU

Nenos pidiendo l’aguinaldu en Robléu (Cerecea, Piloña). Añu 1930.

Nada d’esi fusilable “trucu o tratu”. Les llambionaes había que les ganar, como n’Antroxu, conque los rapazos salíen coles cares entafarraes de cernada -ensin mazcaritase- a pidir cantando peles cases, onde la recompensa solía consistir en chorizu, llinguaniza, castañes o ablanes. Y si había suerte, dalgún frixuelu (el terror de Pablo Casado).

“Queden con Dios señores
Nosotros con Dios nos vamos
Hasta l’añu venideru
Qu’en so casa mos veamos”

Pela cueta, si nun recibíen nada:

“Allá arriba n’aquel altu
Hai un perru cagando
Pa los amos d’esta casa
Que nun me dan aguinaldu.”

 


Alberto Álvarez Peña: «Mis güelos vaciaban calabazas, les ponían velas y no taban en un curso de inglés»

El etnógrafo, experto en tradiciones de la cultura popular asturiana, sobre el orígen de Halloween

Begoña Natal Asturias 31/10/2020 – 14:30 CET

A estas alturas serán pocos los asturianos que sólo vean en Halloween una fiesta estadounidense. Cierto es que su celebración original ha pasado por el filtro americano antes de regresar a Europa como ahora la conocemos. El etnógrafo Alberto Álvarez Peña, autor de ‘Leyendas asturianas de difuntos’, repasa ese orígen y rastrea algunas de esas tradiciones y mitos vinculados a esta fiesta, en la cultura popular asturiana.

Hay que hablar para ello del ‘Samhain‘, festividad de orígen celta más importante del período pagano en Europa hasta su conversión al cristianismo, en la que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre servía como celebración del final de la temporada de cosechas y era considerada como el final del año celta.

«En Asturias, a noviembre se le consideraba el mes muerto», ha apuntado Peña. «La naturaleza se encuentra aletargada, en un impás, es el momento en que hay que bajar el ganado y recogerse en casa al mermar las horas de luz y llegar el frío», ha explicado en los micrófonos de SER Gijón. «La naturaleza no volverá a brillar hasta el solsticio de invierno y esta fue la costumbre pagana que se cristianizó trasladando también a estos días la noche de ánimas que en el cristianismo se celebraba el 15 de Mayo», ha añadido.

«Antes de la calabaza, estaban los nabos», reflexiona al explicar el antiquísimo orígen del festejo, consciente de la procedencia del nuevo mundo de la calabaza. «Mis güelos vaciaban calabazas, ponían una vela dentro y no taban en un curso de inglés», ha bromeado. Fueron los emigrantes anglosajones quienes importaron el ‘Samhain‘ a su llegada a Estados Unidos. Una fiesta de ida y vuelta que regresó ya con los estereotipos americanos, añadiéndose por ejemplo las chuches a la tradición a la hora de pedir los niños por las casas, algo que ya se hacía en la tradición celta antigua aunque de otro modo, ya que se pedía carne u otras donaciones.

«Los antepasados eran considerados como protectores, pequeños dioses del llar, había que congraciarse con ellos porque consideraban que ellos traerían la fertilidad de los praos y ganados. De ahí tradiciones como las de comer en los camposantos y dejar parte de las viandas a los muertos», ha explicado en ‘A vivir que son dos días Asturias’. «En Asturias esas comidas funerarias para congraciarse con los fallecidos se realizaba por ejemplo con magüestos. De hecho, se levantaba un tapín del prao y se decía estas para los difuntos» ha asegurado Álvarez Peña. Por eso en Galicia «a las castañas se las llama ‘pan dos mortos» y ha mencionado algunas tradiciones asturianas como la de Cangas del Narcea donde se vertía vino sobre las tumbas.

Autor:

Maestra de Llingua Asturiana Colexu Carmen Ruiz-Tilve - Uviéu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *